“Mike el pollo sin cabeza”

La historia de Mike, un pollo de Fruita (Colorado), en los años 1945-1947, es de esas que inspiran y sorprenden en un mismo grado.

Por resumirlo mucho digamos que, un día el pobre pollo Mike iba a ser la cena de sus dueños y al intentar matarlo, cortándole la cabeza, el pollo tuvo la suerte (o la desgracia) de sobrevivir, eso si, sin cabeza.

Esta situación, Mike vivo sin cabeza, se prolongó durante 1 año y medio y, durante todo ese tiempo, nuestro protagonista se volvió famoso, junto a sus dueños y junto a su ciudad de procedencia.
Mike se había convertido en un producto de negocio generando una rentabilidad procedente de una mala fortuna.

Incluso ahora, en la actualidad, la ciudad de Fruita celebra un festival conmemorativo de esta historia de Mike; en donde se sigue rentabilizando esta agridulce historia y en donde se puede comer pollo frito para más ironía en todo este asunto. 

Os quiero confesar que esta historia me ha cautivado y que, salvando las diferencias evidentes, he encontrado una serie de paralelismos con el negocio de PANR que me llevan a bautizar esta sección del blog de PANR “Mike, el pollo sin cabeza”. 

Pero ¿qué ha hecho el pollo Mike para convertir su nombre e historia en el título de esta sección del blog de PANR sobre el negocio de las personas? 

Voy a intentar esclarecerlo en tres puntos y una aclaración previa: 

Aclaración previa

Uno de los primeros pensamientos que podríamos tener al leer el título de “Mike el pollo sin cabeza” referido al negocio de las personas podría ser el de escritos críticos que acusan de “no tener cabeza” a otro tipos de negocios.

Sinceramente, es algo que se me ha pasado por la mente al esclarecer los objetivos a perseguir por esta sección pero, quien me conozca bien sabrá que ante todo promuevo el pensamiento crítico propio, por lo que, aunque sea muy jugosa esa idea, la de plasmar directamente mi opinión crítica, intentaré por todos los medios que el pensamiento último sea elaborado por el lector.

Este propósito es difícil de conseguir y seguramente que entre líneas (o no tan entre líneas) el lector podrá adivinar mi posicionamiento, pero lo que si quiero tener como meta es que la crítica directa, a favor, en contra, etc, y si es que existe, sea realizada por el lector.

Por resumir esta aclaración, pretendo que sólo el lector sea el que etiquete en “pollos con cabeza” o “pollos sin cabeza” a ciertos modelos, planteamientos, etc del negocio de las personas.

Una vez aclarado este punto vamos con la explicación de “Mike, el pollo sin cabeza”.

“El pollo milagroso” tiene una explicación científica

La historia de Mike también se conoció como “El milagro de Mike”; una historia sorprendente e inspiradora que anima a creer en cosas imposibles y buenas y lo imposible, inspirador y bueno es algo que suele estar en muchos modelos de negocio del ámbito personas.

Pero ese pollo sin cabeza y en apariencia milagroso tenía una explicación que la ciencia certificó y que era que por azar el tronco encefálico del animalito permaneció intacto.

Somos muchos los negocios que tienen un discurso humanista, un discurso que también compartimos en PANR y que básicamente tiene el objetivo de favorecer empresas más humanas, pero ese discurso tiene muchas formas de articularse en su forma de negocio práctico y pueden variar desde prácticamente “el milagro y la fe en lo humano” hasta la aplicación de la ciencia y apoyo en datos de nuestras acciones.

Las ciencias humanas, los datos y la máxima objetividad es el ámbito de negocio y core de PANR y trataremos en este blog de ilustrarte en el conocimiento de los distintos tipos de negocio que existen en el espectro “humano”; uno de nuestros objetivos es, pues, que como posible cliente de servicios en el “humanizar empresas” seas un cliente informado y crítico con unos y con otros, incluyendo nuestro modelo.

La ética en la historia de Mike

La vida es compleja y multifactorial y Mike es un claro ejemplo de esto; ¿piensas que Mike tuvo buena o mala suerte?, ¿piensas que hubiera sido mejor que viviese una vida plena y más corta o, una vida más larga a pesar de su “minusvalía”?, ¿qué opinas de que el ser humano organice un festival para hacer negocio aprovechando esta historia?, ¿crees que es ético?, ¿crees que es una simple excusa sin importancia y donde el pueblo tiene la oportunidad de divertirse y hacer negocios?

En el negocio de las personas también hay una gran variedad respecto a los fines últimos del mismo y que moldea en último término cómo configuramos nuestro negocio.

Ciertos negocios jamás te hablarán en términos de rentabilidad, otros sólo lo harán en términos de felicidad, otros únicamente de buenas intenciones, etc, etc. También queremos ilustraros al respecto de las distintas visiones éticas de los negocios.

Particularmente en PANR partimos de la base humana de la persona, esa que habla tanto del bien como del mal, de la complejidad, del ser que tropieza en la misma piedra varias veces porque es parte de su humanidad.
En PANR trabajamos desde la holística del ser humano y esto representa comprender y atender “lo feo”, tanto como “lo bello”.

Mike para nosotros es un ejemplo excelente de lo “bello” y lo “feo” en una misma historia, donde la relatividad se hace necesaria para comprender todo su conjunto como historia.

La supervivencia de Mike

Mike vivió 18 meses tras el fatal suceso, las causas de su muerte final no fueron esclarecidas pero todo apunta a un fallo humano de dejadez en su alimentación; ¿quien sabe si Mike hubiera vivido mucho más en otras circunstancias que le rodeaban?

En cierto modo en PANR nos sentimos un poco «Mike», al fin y al cabo, somos un proyecto que surge de situaciones particulares que, en algunos casos, se pueden considerar de “cabezas cortadas” y cuya supervivencia depende mucho de las circunstancias que nos rodean como negocio.

Nos consideramos “cabezas cortadas” por pertenecer a áreas sociales cuya cabida en el negocio de persona parece estar relegadas a puestos menores aún siendo la mayor base en el tratamiento humano que a lo largo de la historia se ha llevado a cabo; psicólogos, pedagogos, sociólogos, etc …

Perfiles profesionales altamente capacitados en la comprensión, tratamiento, herramientas, etc para poder ayudar a esas empresas que quieren ser más humanas pero cuyas circunstancias laborales en España se margina o, incluso, se desprecia fuera del ámbito empresarial.

El último propósito con el que nace esta sección trata de ser el poner en valor el potencial para el negocio en la empresa de las humanidades.

Nuestra supervivencia y futuro, esperamos que no dependa de “lo que nos rodea”, como parece que le ocurrió a nuestro pollo protagonista, sino por nuestro valor real para los negocios.

¡Por Mike, el pollo y, por muchos otros como el!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *